Valle Sagrado de Los Incas – Cusco Perú

Saliendo del Cusco hacia el Valle Sagrado de Los Incas, se empieza a mezclar la riqueza productiva del lugar con colores rústicos: el rojo y verde del paisaje de eucaliptos y tierra con mucho hierro que surcan los montañas bajos y el sal iluminando los campos de trigo amarillo marcan el entorno del brillante y rocoso río Urubamba.

Muchos turistas hacen un viaje hacia el Valle Sagrado de Los Incas por acondicionarse a lo altura del Cusco y además de la creciente popularidad de la región, su sentido de espacio abierto y rústico encanto, contrastan con la ciudad. Hay muchos maneras de pasar el tiempo, para largas estadias existen hoteles que ofrecen instalaciones idílicas, caminatas y restaurantes con buena gastronomía.

Los viajes a las pequeñas poblaciones del valle Sagrado ofrecen, además, un contacto cercano con lo gente local y su antiguo estilo de vida. Experimente el regateo de precios en los mercados de Pisac y Chinchero, o ingreso o uno iglesia colonial paro escuchar uno masivo misa en quechua. viaje a la localidad de Urubamba, que es considerado lo capital mundial del maíz, o Ollantaytambo, con su deslumbrante “Templo del Sol” y piérdase en el laberinto de calles intrincadas y angostos de hechura inca. Recorra las Salineras de Maras, donde se produce sal desde tiempos de los Incas, o viaje a la gran cantidad de las no menos conocidas ruinas Incas esparcidas por todo la región, como Ochoy Qosqo o Tipón.

Recientemente, el Valle Sagrado de Los Incas se ha convertido en un destino de deportes de aventura: es posible experimentar trekking, kayak, canotaje y bicicleta de alta montaña.

El paisaje del Valle Sagrado puede recordar dilerentes lugares, pero nunca encontrará esa particular combinación de historia y cultura viva auténtica en ningún lugar del mundo.

Pisaq

Pisac está a 32 Km de la ciudad de Cusco y a 3000 metros sobre el nivel del mar. Las temperaturas puede llegar de 14 ° a 20 ° C, durante el día y bajar a menos de 0 ° C por la noche. Pisac es un distrito de la provincia de Calca; que es al mismo tiempo un complejo arqueológico y es una ciudad. El nombre proviene de “p’isaqa”, un tipo de ave similar a la gallina y que abundancia en la zona.

Pisaq Ruinas

Esta ciudadela Inca (incluida con el boleto turístico general) se encuentra muy por encima de Pisac pueblo en una meseta triangular, es un sitio verdaderamente impresionante, por su andenerías agrícolas que recorren alrededor de la montaña en curvas grandes y elegantes, bien defendido por masivas portadas de piedra, escaleras empinadas, teniendo como centro ceremonial el intihuatana (literalmente donde se ata o amarra el sol; inti), un instrumento astronómico Inca, este sitio no solo domina el Valle del Urubamba, es también el paso para la selva del antisuyo.

Ollantaytambo

Dominado por dos enormes ruinas incas, el pintoresco pueblo de Ollantaytambo (conocido entre los habitantes y visitantes como Ollanta) es la mejor ejemplo de planificación de una ciudad Inca sobreviviente, con calles estrechas y empedradas que han sido habitadas continuamente desde el siglo XXIII.

Solo por de las caravanas de autos que pasa a través de su plaza, con destino a la estación de tren a Machu Picchu, que termina alrededor de final de la mañana, Ollanta es un lugar encantador para pernoctar.

Es perfecto para pasear en los laberínticos y estrechos caminos, últimos edificios de piedra y canels de riego ruidosos, pareciendo que usted estaría caminado en otros tiempos. Ollantaytambo también le ofrece acceso a rutas para la practica de senderismo (Hiking) y ciclismo (Biking) .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *